Escuche este artículo

Si bien la propuesta gubernamental fue bien recibido por diferentes segmentos de la sociedad civil y política, dicho proyecto no convenció a la oposición y dirigentes sociales , quienes cuestionaron que una iniciativa de esta importancia que engloba diferentes acciones en pro del desarrollo local se haya diseñado sin la presencia de las comunidades.

Críticas marcadas por la falta de anuncios en fomento y apoyo para la pequeña minería; reconstrucción y medidas de mitigación, la falta de capacidad en el gasto público durante el 2018; medidas ambientales y continuidad de los Plan de Recuperación Ambiental; poca pro-actividad del gobierno con proyectos mineros que cuentan con RCA; nula participación ciudadana en la construcción del plan regional y los altos índices de cesantía. Atacama ha sido unas de las regiones que ha mantenido durante el año 2018 altas tasas de desempleo, sin embargo no tuvimos ningún anuncio en esa dirección.

Un anuncio de un plan regional que  es una copia editada de iniciativas que venían de la administración anterior, donde se repite el convenio de programación para la construcción del Hospital de Diego de Almagro y Huasco firmado en diciembre del 2017, donde ha transcurrido más de un año en el que hemos visto puros obstáculos de la actual administración.

A lo que se refiere en materia de medio ambiente, “no escuchamos respecto a medidas de descontaminación y a los Planes de Recuperación Ambiental y Social en Huasco (PRAS), medidas para las comunas en sacrifico ambiental, que son temas relevantes en el contexto del cambio climático.

El Presidente Piñera en de la inauguración del Cesfam Joan Crawford, en la población Torreblanca en Vallenar había anunciado  3500 millones de dólares en Atacama, plan de inversión para la región, que en la práctica nunca se cumplió, nunca se materializó, nunca se tradujo en la construcción de viviendas. Se repite la historia nuevamente en la región de Atacama con este anuncio de más de 10 mil millones con recursos fiscales y privados”.

A un año del gobierno deja aspectos relevantes a destacar, como por ejemplo los gastos a nivel regional que no tuvieron ninguna capacidad de ser gastados y utilizados durante el 2018, un déficit que se tradujo en la imposibilidad de poder materializar una cantidad importante de proyectos que han sido anunciados con posteridad y que han sido objetos de críticas por parte de toda la oposición, porque cuando no hay ejecución de proyectos financiados con recursos del gobierno regional afecta no solo a la comunidad por su desarrollo, sino también la mano de obra para nuestros trabajadores y trabajadoras. Esto tiene que ver con la concepción de un Gobierno donde indispone las cosas sin la participación de una comunidad que vive acá, que aspira contribuir al desarrollo y que  tiene algo más que aportar en esta tarea.