Escucha el texto aquí

La cepa detectada por primera vez en Sudáfrica produce síntomas leves y se caracteriza por producir sudores nocturnos.

Los síntomas que presentan los contagiados por esta nueva variante se caracterizan por ser leves, tiene una menor capacidad para provocar casos graves de la enfermedad y, por tanto, menos ingresos clínicos. Algunos enfermos han confirmado que no presentan pérdida de olfato ni de gusto —síntoma hasta ahora característico entre los infectados por coronavirus—. Como principal característica, los pacientes contagiados de Covid-19 con la variante Ómicron señalan que están sufriendo episodios de sudores nocturnos, un síntoma que no se había registrado hasta ahora.

Desde Sudáfrica, donde fue detectada esta cepa, explican que no se trata de brotes repentinos de fiebre, sino que estos sudores nocturnos se caracterizan por ser brotes de sudoración repentina que suele coincidir con el tiempo de vigilia.

Síntomas principales de Ómicron

La cepa Ómicron del Covid-19 se contagia de forma más rápida que otras variantes del  coronavirus. Los sintomas más cacterísticos que presentan los pacientes infectados son:

  • Fatiga extrema
  • Taquicardia
  • Fiebre
  • No pierden el olfato o el gusto como ha pasado con otras variantes

Ómicron destaca por el aumento de la transmisibilidad, lo que supone un cambio perjudicial en la epidemiología del Covid-19. Es más virulenta por lo que la OMS ya la ha clasificado como una variante «de preocupación». La variante sudafricana del SARS-CoV-2 disminuye la eficacia de las medidas sociales de mascarilla, distancia y ventilación; disminución de la eficacia de las pruebas diagnósticas, disminución del efecto de las vacunas, así como de los tratamientos disponibles.

Síntomas de Delta que la diferencian de Ómicron

La mayoría de síntomas que presentan los infectados por Ómicron son similares a los que produce la variante Delta. Sin embargo hay una diferencia muy significativa y es que con la nueva cepa los pacientes no presentan pérdida de olfato y gusto. En las variantes precedentes de Ómicron, el 48 por ciento de los infectados notificaron la pérdida de olfato y un 41 por ciento del gusto. En el caso de la nueva cepa, un estudio realizado por Países Bajos concluyó que solo 23 por ciento de los infectados sufrió la perdida del gusto y solo un 12 por ciento el olfato. Otra de las principales diferencias entre las dos variantes es el tiempo de incubación. Con Ómicron, una persona expuesta solo necesita tres días para presentar síntomas y dar positivo en un test. Por el contrario, el periodo en los infactados por Delta es de cuatro a seis días.

Deja tu comentario sobre este artículo, recordar que es de total responsabilidad de quien los emite: