Escuche este artículo

La parlamentaria DC, tercera mujer en ocupar el cargo, inició con un duro discurso y emplazando al Gobierno a «dialogar y solucionar los problemas del Chile real».

La senadora por Atacama Yasna Provoste (DC) fue elegida y ya asumió como nueva presidenta del Senado para el período 2021, en línea con el acuerdo administrativo de la oposición de 2018.

En su discurso de investidura aseguró que «queremos legislar, queremos dialogar, solucionar los problemas del Chile real. No deseamos una disputa permanente e inconducente sobre atribuciones del Ejecutivo y del Congreso relativas a urgencias y proyectos». Y sus palabras no son al azar, considerando la difícil relación entre el Parlamento y el Gobierno. Una mención a la situación de Derechos Humanos post estallido molestó al senador Coloma, a lo que la nueva Presidenta de la corporación respondió. «Creo que cuando las mujeres hablamos fuerte y claro, muchos varones entienden eso como una actitud belicosa. Yo seguiré siendo lo que soy: una mujer de carácter y de decir las cosas como son», finalizó.

Provoste fue elegida por 24 votos a favor sobre los 17 votos que obtuvo el RN José García Ruminot, carta del oficialismo.

Según el acuerdo administrativo opositor, este miércoles debía asumir la senadora DC en la testera de la Cámara Alta, como ya sucedió, transformándose en la tercera mujer en ocupar el cargo.

Dentro del comité falangista ha sido la parlamentaria más dura a la hora de enfrentarse con el Ejecutivo, por ejemplo, en la Comisión de Educación.

De hecho, la saliente presidenta, la senadora Adriana Muñoz (PPD), quien dejo la mesa ayer martes, anticipó que es probable que la «falta de diálogo con el Gobierno en materias muy cruciales» se extienda durante el trabajo legislativo de este 2021.

Provoste alcanza la presidencia del Senado, segunda autoridad de la República, casi 13 años después de que la misma Corporación la destituyera como ministra de Educación y la inhabilitar por cinco años para ejercer cargos públicos al aprobar, en abril de 2008, uno de los capítulos de la acusación constitucional  en su contra impulsada por la derecha, entonces oposición.

Junto a ella asumirá como vicepresidente su par DC Jorge Pizarro, quien fue confirmado por 24 votos a favor, versus los 18 de la UDI Luz Ebensperger, nombre propuesto por Chile Vamos.