Escuche este artículo

Este lunes se llevó a cabo la primera sesión de la comisión especial investigadora de la licitación de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) respecto el Instituto de Tecnologías Limpias (ITL). En la instancia se acordó oficiar al organismo para tener más detalles de lo ocurrido y citar en calidad de invitado al ahora candidato presidencial de Chile Vamos, Sebastián Sichel, por su rol como vicepresidente ejecutivo de Corfo durante el proceso de concurso.

En contexto, la instancia parlamentaria tiene como objetivo investigar cómo fue que el Comité de expertos de Corfo adjudicó el desarrollo del próximo Instituto de Tecnologías Limpias y los US$192 millones de aportes del litio, provenientes de un acuerdo con SQM, al consorcio Associated Universities Inc (AUI), por sobre la propuesta de la ASDIT (Asociación para el Desarrollo del Instituto Tecnológico), aún cuando el conglomerado de universidades chilenas había resultado con mejor evaluación según el panel de examinadores internacionales del proceso.

Cabe recordar que la comunidad científica y el Consejo de Rectores de Universidades Chilenas cuestionaron dicha licitación, argumentando que el proceso no se realizó conforme a la legalidad, incurriendo en faltas como modificaciones intempestivas de criterios de evaluación, cambios en el contrato que no fueron notificadas a las partes, desconocimiento de la opinión de los expertos extranjeros, evaluación irregular de las propuestas presentadas y otros actos arbitrarios.

Entre las instituciones que se hicieron parte de los cuestionamientos se encuentran la Universidad de Antofagasta, de Concepción, Tarapacá, Santiago de Chile, Universidad de Chile y Pontificia Universidad Católica, entre otras.

En ese contexto, a principios de marzo de este año, la Cámara de Diputadas y Diputados aprobó la creación de una Comisión Especial Investigadora, para revisar el asunto, la comenzó sus funciones durante esta jornada.

Así, en la primera sesión, expuso el ex vicepresidente ejecutivo de Corfo, Eduardo Bitrán, quien fue uno de los creadores de la licitación en cuestión. Al respecto aseguró que “aquí tenemos un problema de falta de información, porque la oferta hecha por AUI, a pesar de haber sido solicitada como disponible, no es pública (…). Todo el proceso se hace durante la administración del Presidente Piñera: la elaboración de las bases, el llamado a licitación, y la adjudicación”, agregando que “lo que uno espera de este tipo de procesos es generar capacidades en el país. No sólo se trata de hacer un proyecto en específico, sino que se generen capacidades importantes y mucha vinculación entre las empresas, las universidades y el centro”.

“Creo que la propuesta que asignó el Gobierno, sin tener acceso a los documentos y por lo que hemos escuchado, probablemente lo hizo porque apareció un aporte de recursos fresco más significativo, que está asociado a estos proyectos tecnológicos 100% apropiables, pero eso demuestra que no se entiende el propósito de este tipo de iniciativas: generar externalidades positivas de conocimiento transformacionales del país”, puntualizó el exejecutivo de Corfo.

«Es importante que Sichel explique cómo fue el proceso»

Por su parte, el presidente de la comisión investigadora, Tomás Hirsch (AH), informó que “luego de escuchar al ex vicepresidente ejecutivo Eduardo Bitrán va quedando claro que hay situaciones que se deben investigar. Es curioso que en el comité de expertos no haya habido ningún experto y es curioso que las recomendaciones del panel internacional no hayan sido consideradas por Corfo”.

“Lo que decidimos como comisión es oficiar a Corfo para que nos entregue la oferta que hizo el consorcio ganador AUI, documento que el Consejo para la Transparencia ha dicho que debe entregar y aún no hacen. Además, se acordó invitar al ex vicepresidente ejecutivo de Corfo que hizo las bases y la licitación: Sebastián Sichel. Es importante que él explique cómo fue el proceso y por qué terminó en una situación con tantas dudas y con una necesidad de investigación”, afirmó Hirsch.