Escuche este artículo

Economista Manuel Riesco, vicepresidente del Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo (CENDA) destacó la relevancia de la medida, y no dudó en llamar a aprobarla.

Los efectos de un cuarto retiro sobre los fondos de las AFP fueron el tenor de la última sesión de la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputadas y Diputados, donde actualmente se tramita un paquete de mociones refundidas que abarcan retiros parciales y totales (boletines 14210, 14246, 1428714293, 14301 y 14307).

En la ocasión, el ministro del Trabajo, Patricio Melero, defendió las políticas económicas implementadas para enfrentar el escenario Covid-19 y reiteró su rechazo a esta propuesta: “El cuarto retiro dejará a 5 millones 600 mil chilenos sin ahorros”, señaló, agregando que recuperarlos “significará retrasar la edad de jubilación en casi 7 años”. Además, explicó que más de la mitad de los retiros serían menores a un millón 44 mil pesos, “monto inferior a los subsidios que pueden recibir las familias de los trabajadores que reciben el IFE”, acotó Melero.

Luego, el superintendente de Pensiones, Osvaldo Macías, pronosticó el escenario que provocaría la medida en trámite para los afiliados y afiliadas: “Una mujer que está a 5 años de pensionarse vería disminuida en promedio su pensión en un 32%. Para un hombre sería un 25%”, detalló. En la misma línea, aseguró que una mujer que recién está empezando a cotizar vería reducida su pensión en un 27% y un hombre en 19%.

El presidente del Banco Central, Mario Marcel, también tuvo observaciones a la propuesta, y sostuvo que, al no cumplirse el carácter único del primer retiro, se ha dado lugar a una sucesión de medidas prácticamente idénticas. A su juicio, no se han tomado en cuenta los cambios en el escenario macroeconómico, fiscal y social, afirmando que “los retiros han tenido un impacto decreciente sobre la actividad y el empleo”. De tal modo, planteó que se ha “contribuido significativamente al alza de las tazas de interés de mercado y de la inflación”.

En la vereda contraria, el economista Manuel Riesco, vicepresidente del Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo (CENDA) destacó la relevancia de la medida, y no dudó en llamar a aprobarla. Para él, esta es la primera vez en cuatro décadas se ha restituido a millones de afiliadas y afiliados al sistema, activos y jubilados, una parte de lo que han contribuido a conformarlo.

Según explicó Riesco, se trata de la medida redistributiva y reactivadora más importante en registro, beneficiando a la sociedad y la economía, entre otros aspectos. Asimismo, afirmó que “la medida legitima el sistema político democrático en un momento de crisis, al reafirmar su autoridad frente a poderosos grupos de presión que han venido ejerciendo toda su influencia para intentar impedirla”.

Lo anterior, añadió el economista, “contribuye a acabar con uno de los mayores abusos que de los que vienen profitando desde la dictadura”.

Rentas vitalicias

Por su parte, el presidente de la Comisión para el Mercado Financiero, Joaquín Cortés, dijo que el universo de asegurados potencialmente afectados incluye a 600 mil pensionados de Rentas Vitalicias, por lo que se impactaría en seguros de vida de 2,5 millones de personas y coberturas complementarias de salud para 7 millones de personas.

Respecto del Seguro de Invalidez y Sobrevivencia (SIS), el profesional informó que se afectaría a toda la fuerza laboral que cotiza en las AFP en Chile. Finalmente, en su exposición, explicó que se agravan los efectos de la incertidumbre jurídica que generan las mociones. En tal plano, argumentó que “ha gatillado múltiples recursos legales y acciones en contra el Estado de Chile en el CIADI”, detallando que esta incertidumbre se puede traducir en alzas adicionales de las primas cobradas a personas y empresas.

Fuente: Cámara de Diputados