Escuche este artículo

Luego de que estallara el escándalo por las cajas de alimentos en la Región de Arica, ahora por unanimidad, los Consejeros Regionales de Arica y Parinacota pidieron la renuncia de las autoridades tras las irregularidades en el proceso de compra de 22.375 canastas familiares, destinadas a las familias más vulnerables de la zona. Además, detallaron que a raíz de esta situación, la ayuda comprometida no ha sido entregada.

El Consejo Regional de Arica y Parinacota exigió este domingo la renuncia del Intendente Regional Roberto Erpel y del Administrador Regional, Giancarlo Baltolú, tras una denuncia interpuesta en Contraloría por posibles irregularidades en la compra de 22.375 cajas de alimentos que serían entregadas a la población en el marco de la crisis económica que se vive por la pandemia del COVID-19.

A través de una declaración pública, los consejeros regionales detallaron que producto de las posibles irregularidades, el proceso de adquisición de canastas familiares a la empresa Tobar y Tobar se detuvo, al igual que la entrega de dicha ayuda a la población más vulnerable, a pesar de sólo haber entregado menos de un tercio de lo comprometido previamente.

A raíz de esto, en forma unánime, los consejeros regionales de Arica y Parinacota exigieron que el Ministerio del Interior realice una intervención directa en la región, que el gobierno entregue más recursos para una nueva licitación en la adquisición de alimentos y que acelere la entrega de ayuda a las familias que lo requieran en Arica.

Finalmente, en la misiva exigen la renuncia del intendente, el administrador regional y todos aquellos que resulten responsables “por cuanto se ha perdido la confianza legítima en la capacidad de liderar y asegurar la transparencia del proceso de entrega de estas ayudas sociales, y por ende, la capacidad de enfrentar la grave crisis sanitaria y económica por la que atraviesa nuestra región”.