Escuche este artículo

Analizan animales domésticos infectados con la B.1.1.7 de la SARS-CoV-2 en Estados Unidos, Reino Unido e Italia

Animales domésticos como gatos y perros también están siendo infectados por la variante británica (B.1.1.7) del coronavirus SARS-CoV-2, causante de la Covid-19. En algunos de los casos estudiados, la nueva variante ha provocado «manifestaciones clínicas atípicas, incluidas anomalías cardíacas graves y un deterioro profundo del estado de salud general pero sin dignos respiratorios primarios»

Diversos grupos de expertos estudian los primeros casos detectados en estos animales de compañía. De momento se conocen casos en Italia, Reino Unido y Estados Unidos

El Instituto de Investigación en Sanidad Animal de Piamonte, Liguria y Valle d’Aosta (Italia) informó el pasado día 18 del primer caso de contagio de un gato con la variante británica del virus de la Covid-19 en Italia.

El felino estudiado comenzó a mostrar síntomas respiratorios unos 10 días después de que sus cuidadores dieran positivo de Covid-19 y decidieran aislarse en su domicilio en la provincia de Novara (oeste de Milán).

Un tercer caso similar fue comunicado el pasado día 15 por la Universidad de Texas A&M. Se trataría en esta ocasión de la infección de la variante británica en un gato y un perro, los dos en el mismo domicilio, de una familia residente en el condado de Brazos (Texas, Estados Unidos).

La variante B.1.1.7 se confirmó en ambas mascotas tras unas pruebas llevadas a cabo el 12 de febrero, solo dos días después de que a su dueño se le diagnosticara Covid-19, como parte de un proyecto de investigación en curso. La variante británica fue confirmada en estos casos en las pruebas genéticas del 12 de marzo. «Ninguno de los animales mostró ningún signo evidente de enfermedad en el momento de sus pruebas positivas», ha indicado la universidad de Texas.

Precauciones necesarias

Los expertos recuerdan que, con los datos disponibles hasta la fecha, no se tiene ninguna evidencia de que los animales domésticos sean transmisores de la Covid-19 a los humanos. Por contra, es más que probable que los animales habrían sido contagiados por las personas con las que conviven. Si se ha confirmado, por contra, que animales domésticos como los gatos se pueden transmitir el coronavirus entre ellos.

Los estudios ahora iniciados, en todo caso, pretenden revisar el conocimiento científico acumulado en este campo en concreto y tratar de aportar nuevos detalles sobre las complicaciones de salud -en animales y humanos- que pueden estar asociadas a variantes de la Covid-19 como la británica.

El artículo publicado en bioRxiv, aunque debe ser analizado con precaución por tratarse de resultados preliminares, apunta además algunas cuestiones aparentemente preocupantes.

El equipo encabezado por Luca Ferasin (experto en cardiología veterinaria en el Ralph Veterinary Referral Center, Reino Unido) indica, en este sentido,  que las mascotas con la variante británica presentaban problemas cardíacos graves pese a que no habían mostrado síntomas respiratorios típicos de la Covid-19.

«Además -indica este equipo en el resumen de su artículo-, dada la mayor infectividad y transmisibilidad de la variante B.1.1.7 para los humanos, estos hallazgos también resaltan más que nunca el riesgo de que los animales de compañía puedan desempeñar un papel en la dinámica del brote de SARS-CoV-2 importante de lo que se pensaba anteriormente».

Recomendaciones generales

Tratando de evitar una alarma injustificada, tras la detección del primer caso en su país, las autoridades sanitarias y veterinarias de Italia difundieron una serie de recomendaciones que pueden ser extensibles y aplicables también en nuestro país.

– Existen evidencia de que animales de compañía como gatos, perros, hámsteres, conejos o visones son altamente susceptibles de contagiarse de coronavirus de la Covid-19, como también los son otros animales silvestres.

– Por tanto, las personas deben tratar a los animales de estas especies que no formen parte del grupo de convivencia habitual con el mismo tipo de precauciones que se deben mantener con otras personas.

– Las personas infectadas por el coronavirus -también en alguna de sus variantes- y las personas en cuarentea deben evitar el contacto y deben mantener la distancia de seguridad con todo tipo de animales domésticos.