Inicio Noticias Internacional Cambio climático amenaza con un sufrimiento humano jamás revelado

Cambio climático amenaza con un sufrimiento humano jamás revelado

Las emisiones de gases de efecto invernadero siguen aumentando rápidamente y es uno de los factores que inciden en el calentamiento global

El Cambio Climático es una de las más grandes amenazas que existen para el planeta y, en consecuencia, para la humanidad, si no se toman las medidas más radicales y asertivas a corto plazo.

De no hacerlo, será inevitable “un sufrimiento humano no revelado”, los cambios deben ser  profundos y duraderos en actividades humanas que contribuyen al efecto invernadero y otros factores ligados al cambio climático, al menos es lo que alertan más de 11 mil científicos de 153 países.

Tal demanda ha sido publicada en el artículo suscrito por la coalición mundial dirigida por William J. Ripple y Christopher Wolf, de la Universidad Estatal de Oregón, dado a conocer esta semana en la revista BioScience.

El Cambio Climático ha llegado desde hace más de 40 años y se está acelerando más rápido de lo que muchos científicos esperaban, lo que da cuenta de lo infructuoso que ha sido cada encuentro en pro de la preservación del planeta.

“A pesar de 40 años de negociaciones mundiales importantes, hemos seguido haciendo negocios como de costumbre y no hemos logrado abordar esta crisis” como debe ser, alerta Ripple, profesor de ecología en la Facultad de Silvicultura.

Por solo mencionar algunos de los factores que inciden en el calentamiento global,  las emisiones de gases de efecto invernadero siguen aumentando rápidamente. Otros signos ominosos de las actividades humanas incluyen aumentos sostenidos en la producción de carne per cápita, pérdida global de la cobertura arbórea y número de pasajeros de aerolíneas.

En emergencia climática

Ante este panorama, los científicos no han dudado en declarar en su artículo una emergencia climática, además de hacer algunas sugerencias, presentando gráficos que muestran tendencias como signos vitales para medir el progreso y proporcionan un conjunto de acciones de mitigación efectivas.

Precisamente, los investigadores señalan seis áreas en las que la humanidad debería tomar medidas inmediatas para frenar los efectos de un planeta en calentamiento.

La energía, el reemplazo de los combustibles fósiles con energías renovables bajas en carbono; dejar las reservas restantes de combustibles fósiles en el suelo, eliminar los subsidios a las compañías de combustibles fósiles, e imponer tarifas de carbono que son lo suficientemente altas como para restringir el uso de combustibles fósiles, son apenas algunas de las recomendaciones de los científicos.

Otro de los puntos señalados son los contaminantes de corta duración, recomiendan restaurar y proteger ecosistemas como bosques, praderas, turberas, humedales y manglares, y permitir que una mayor parte de estos ecosistemas alcance su potencial ecológico para secuestrar dióxido de carbono atmosférico, un gas de efecto invernadero clave.

De igual forma, comer más vegetales y consumir menos productos animales para reducir significativamente las emisiones de metano y otros gases de efecto invernadero deber estar a la orden del día.

Del punto anterior surge la reducción del desperdicio de alimentos, respetando los ecosistemas y frenando su explotación por las riquezas de las grandes factorías.

En tal sentido, recomiendan reconvertir la economía de los países en una economía de carbono para abordar la dependencia humana de la biosfera.

En cuanto a la población, los científicos ven clave estabilizar una población humana global que aumenta en más de 200.000 personas por día. Ellos proponen utilizar enfoques que garanticen la justicia social y económica.

“Mitigar y adaptarse al cambio climático al tiempo que se honra la diversidad de los seres humanos implica grandes transformaciones en las formas en que nuestra sociedad global funciona e interactúa con los ecosistemas naturales”, señala el documento.

La luz al final del túnel

A pesar de la amenaza global, los científicos se manifiestan esperanzados por los movimientos pro ecologistas que han emergido durante los últimos tiempos:

“Nos sentimos alentados por un reciente aumento de preocupación. Los organismos gubernamentales están haciendo declaraciones de emergencia climática. Los escolares están en huelga. Las demandas por ecocidio se están llevando a cabo en los tribunales. Los movimientos de ciudadanos de base demandan cambios, y muchos países, estados y provincias, ciudades y empresas están respondiendo. Como Alianza de Científicos del Mundo, estamos listos para ayudar a los tomadores de decisiones en una transición justa hacia un futuro sostenible y equitativo”.

Su opinión es importante...