Escuche este artículo

El Ministro de Bienes Nacionales, Julio Isamit, realizó una nueva visita a la comuna de Caldera, lugar donde efectuó un balance al estado de avance y ejecución de dichas propuestas.

“Lo que nosotros queremos es cambiarle la cara al Borde Costero de Atacama. Como Bienes Nacionales estamos empeñados en darle un nuevo rostro, y por eso estamos implementando un programa que son dos caras de la misma moneda. Por un lado está la Normalización del Borde Costero, lo que conocemos como las ocupaciones”, señaló Isamit, anunciando que en el caso de Rodillo, los decretos de venta “ya han sido totalmente firmados por el Presidente de la República, y por mí como Ministro, y están hoy día tramitándose en la Contraloría General de la República, lo que va a permitir que ellos firmen su escritura, y van a ser por fin dueños de sus terrenos”.

En la misma línea, Isamit aseguró que los avances producidos en los sectores de Flamenco, Rodillo y Barranquilla, en su conjunto, van a permitir normalizar casi la mitad de las ocupaciones del Borde Costero.

Así, por otra parte, y de manera complementaria, Bienes Nacionales busca impulsar un Plan de Licitaciones públicas, que permita la venta de terrenos para el desarrollo de proyectos de inversión en el Borde Costero, que contribuyan a la reactivación económica y un desarrollo local sustentable.

En el caso de la venta de inmuebles para proyectos de inversión en el sector de Bahía Inglesa, se trata de 10 terrenos que se disponen a través de licitaciones, públicas, abiertas y transparentes. Actualmente ya hay 3 proyectos adjudicados y otros 7 están en proceso.

 “También queremos impulsar un plan de apoyo a las iniciativas turísticas en el Borde Costero de Atacama. Y por eso el Ministerio de Bienes Nacionales ha licitado 10 terrenos, que en su conjunto representan 30 hectáreas, para construir aquí la mejor infraestructura privada, que reciba a las personas y a las familias, lo que les permitirá conocer las maravillas que tiene la región”, destacó Isamit, complementando que “tres de los diez terrenos que ya han sido licitados, van a servir para construir hoteles, camping y restaurantes, lo que va a permitir que la zona del Borde Costero de Atacama, se constituya como un nuevo polo de atractivo turístico remozado. Además, los recursos que se generan de la licitación de dichos terrenos, se quedan en la región de Atacama; un 75% de estos recursos van al Fondo Nacional de Desarrollo Regional”, concluyó el Ministro.

Particularmente en Caldera, en la actualidad se están licitando 5 inmuebles, más de 11 hectáreas que hoy son terrenos eriazos, pero que pronto se convertirán en proyectos, que tendrán como fin reactivar el progreso, el empleo, y la inversión; tres variables fundamentales para erigir la economía de la zona, además de potenciar el turismo que tan golpeado se ha visto durante los últimos años.

Cabe recordar que la región de Atacama tiene una superficie total de 7.517.620 hectáreas, de las cuales el 75,5% corresponde a propiedad fiscal, es decir, 5.672.427. Por ende, se trata de una región con terrenos fiscales que abarcan grandes extensiones. En ese contexto, el año 2018, Bienes Nacionales hizo un estudio, por medio del sobrevuelo de un dron, donde se identificaron 6.400 ocupaciones en el Borde Costero de la región.