Escuche este artículo

El presidente anunció formalmente la retirada en la Sala de Tratados de la Casa Blanca, el mismo lugar donde George W. Bush anunció el inicio de la guerra el 7 de octubre de 2001, pocas semanas después de los atentados del 11 de septiembre.

«Fuimos a Afganistán debido a los horribles ataques del 11 de septiembre que ocurrieron hace 20 años», recordó el mandatario, para agregar que «eso no puede explicar por qué deberíamos permanecer allí en 2021«.

Según Biden, en lugar de volver a la guerra con los talibanes, Washington tiene que centrarse en «los desafíos del futuro».

Retirada antes del 20.º aniversario del 11-S

El plan de Washington consiste en retirar todas las fuerzas norteamericanas, que actualmente suman 2.500, para el 11 de septiembre de este año, el 20.º aniversario de los atentados del 11-S.

El presidente aclaró que tanto las tropas estadounidenses, como las fuerzas de sus aliados de la OTAN y socios operativos, «estarán fuera de Afganistán» antes del «vigésimo aniversario de ese atroz ataque el 11 de septiembre».

«No podemos continuar el ciclo de extender o de expandir nuestra presencia militar en Afganistán con la esperanza de crear las condiciones ideales para la retirada», explicó el mandatario. Asimismo, enfatizó que hace mucho que Washington logró su objetivo de evitar que este país centroasiático sirviera como base para que terroristas atacaran a EE.UU., y que han pasado 10 años desde que las fuerzas estadounidenses mataron al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden.

«Desde entonces, nuestras razones para permanecer en Afganistán se vuelven cada vez más confusas», apuntó Biden, que recordó que él ya es el cuarto mandatario de EE.UU. que afronta en su mandato «la presencia de tropas estadounidenses en Afganistán». «Dos republicanos, dos demócratas. No pasaré esta responsabilidad a un quinto«, prometió.

El presidente de Afganistán «respeta» la decisión

El presidente afgano, Ashraf Ghani, ha anunciado este miércoles en Twitter que ha hablado con Biden y que «respeta» la decisión de Estados Unidos. Ghani agregó que Afganistán trabajará con Washington «para garantizar una transición sin problemas» y que continuará cooperando con EE.UU. y con la OTAN en los esfuerzos de paz que siguen su curso.

Por su parte, los talibanes advirtieron que si no se cumpla el acuerdo alcanzado en febrero de 2020 en Doha (Catar), que contempla la retirada antes de la fecha límite del 1 de mayo, esto causaría «problemas».

«Si se incumple el acuerdo y las fuerzas extranjeras no salen de nuestro país en la fecha especificada, los problemas ciertamente se agravarán y quienes no cumplan con el acuerdo serán responsables», tuiteó el portavoz talibán Zabihullah Mujahid.

El pacto de 2020

El pacto que EE.UU. y los talibanes alcanzaron en febrero de 2020 establece que Washington debe retirar de territorio afgano a los militares estadounidenses antes del 1 de mayo de 2021. Por su parte, los talibanes se comprometieron a entablar conversaciones con el Gobierno de Afganistán para alcanzar una solución pacífica a la prolongada guerra en el país.

El pasado 26 de marzo, los talibanes advirtieron que reanudarían las hostilidades contra los militares extranjeros presentes en Afganistán si no cumplen con la fecha límite para marcharse de ese país. La amenaza fue una reacción a las declaraciones de Biden, que un día antes manifestó que a Washington le resultaría «difícil» retirar las tropas estadounidenses en esa fecha.

En la guerra de Afganistán han muerto 2.400 militares estadounidenses y le ha costado al país aproximadamente 2 billones de dólares. El mayor número de soldados estadounidenses en Afganistán se alcanzó en 2011 con más de 100.000.

Fuente de RT