Escuche este artículo

A través de un comunicado, la parlamentaria por la región se refirió al informe emitido por la Dirección de Presupuestos (DIPRES) donde se  dio a conocer el informe de ejecución presupuestaria del primer trimestre del año 2020. Conocido dicha información la Senadora Yasna Provoste dijo que » pudimos corroborar lo que ya sospechábamos, el Gobierno Regional de Atacama figura entre las 3 regiones con más baja eficiencia en la ejecución presupuestaria en el país, alcanzando solo un 7,3% de gasto del presupuesto de inversión[1] (sólo $6.008 millones ejecutados de un presupuesto de $82.654 millones), siendo el desempeño más bajo de que exista  registro en Atacama.

Pero las malas noticias para la región no terminan allí. El mismo día, la DIPRES dio a conocer una modificación Presupuestaria que rebajó el presupuesto del Gobierno Regional en 2.061 millones de pesos[2].

Durante esta semana, nos enteramos que se produce una nueva disminución del presupuesto regional, ahora de 713 millones de pesos, argumentando desde el nivel central que dichas modificaciones se deben por causa de la baja eficiencia en le ejecución del presupuesto que muestran algunas instituciones públicas.

Respecto a lo ocurrido, debo señalar que:

Me resulta incomprensible e impresentable que, ante la actual situación de crisis económica que vive la región de Atacama, el Gobierno Regional muestre estos graves problemas de ejecución presupuestaria –sólo 7,3% de un presupuesto de $82.654 millones-, donde, además, se están retirando recursos desde el nivel central por ineficiencia en la gestión del presupuesto regional.

Hoy nuestra región requiere más que nunca la ejecución de la inversión pública para dinamizar la debilitada economía regional, que arrastra una contracción desde el 2018 y que amenaza la estabilidad sanitaria, social y laboral de nuestros habitantes y sólo se ejecute un 7% de la inversión al primer trimestre del año.

Los retrasos en la ejecución y el posterior recorte que hace el Ministerio de Hacienda es producto de la falta de eficiencia y eficacia de este Gobierno Regional, que no logra entender el sentido de urgencia con el cual hay que actuar  en estos difíciles momentos por el que atraviesan cientos de familias que están confinadas con temor al contagio, sin empleo y en un escenario económico incierto.

Por lo tanto, exijo al Intendente Regional y su Gabinete que se pongan a la altura de las circunstancias y ejecuten la inversión en programas que aborden los problemas urgentes que hoy afectan a la ciudadanía: No pueden faltar insumos en los centros de atención de salud para prestaciones dignas y la seguridad de los trabajadores y trabajadoras de la salud; y también ayuda focalizada en los grupos prioritarios: Adultos y adultas mayores, embarazadas y enfermos crónicos.

Por otra parte, la demanda ciudadana en las municipalidades de la región ha sido creciente y en las próximas semanas se verá intensificada, por lo que es urgente que el Gobierno Regional ejecute en el corto plazo un “Plan de Acción Inmediata con Impacto Local”, cuyo foco sean las municipalidades de la región, de manera de disponer de la ayuda que las familias demandan.

Es la hora de aumentar las transferencias a los municipios locales, se acabaron las excusas, llegó el momento de actuar y me parece incomprensible que estemos perdiendo recursos porque el Gobierno Regional no está haciendo su trabajo.