Escuche este artículo

El ex presidente de Bolivia Evo Morales fue recibido este jueves con abucheos y «huevazos» en la ciudad de Monteagudo, en el departamento de Chuquisaca, donde un grupo de personas intentó impedir el paso de la caravana en la que se desplazaba el también líder del gubernamental MAS.

A la salida del aeropuerto Apiaguaiki Tumpa en Monteagudo, la caravana en la que iba Evo Morales fue atacada por los pobladores que portaban banderas y carteles rechazando la presencia del ex mandatario.

Por momentos se tornó tensa la situación, los pobladores bloquearon y atacaron a por lo menos dos vehículos de la caravana mientras le acusaban de «pedófilo» y «violador», en referencia a unas denuncias por supuesto abuso sexual y trata y tráfico de personas en contra del ex presidente que finalmente no prosperaron en la Justicia.

Varias mujeres que lideraron las protestas aclararon que su rechazo a Morales no «es una cuestión contra el MAS», partido al que dicen que apoyan, e incluso señalaron que el ex mandatario «no deja trabajar a Luis Arce como presidente».

Posteriormente Morales estuvo en un evento de campaña en un centro deportivo, donde pidió el apoyo para el candidato a gobernador Juan Carlos León, y al terminar tuvo que ser escoltado por los militantes del partido ante las protestas de los pobladores que rechazaron su presencia.

El ex mandatario se ha mostrado permanentemente activo antes y después de la campaña para las elecciones subnacionales como líder del Movimiento al Socialismo (MAS) y su visita a Monteagudo hace parte de las actividades de su partido de cara a la segunda vuelta de los comicios para elegir al gobernador de Chuquisaca.

NO ES PRIMERA VEZ QUE MORALES ES AGREDIDO

En diciembre pasado, cuando apenas empezaba la campaña por las subnacionales en el país, Morales recibió un sillazo en una reunión del MAS en un municipio del trópico de Cochabamba, el bastión político y sindical del ex presidente.

Tras las elecciones del pasado 7 de marzo, el MAS se quedó con las gobernaciones de Cochabamba, Oruro y Potosí y espera que en el recuento de votos del 11 de abril sus candidatos resulten ganadores en otros tres departamentos, de los nueve que tiene Bolivia.

Entre las principales ciudades las agrupaciones opositoras obtuvieron las alcaldías de La Paz, El Alto, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Tarija, Trinidad y Cobija, mientras el MAS se quedó con la capital boliviana, Sucre, y con Oruro.