Escuche este artículo

Es lamentable que la autoridad sanitaria inició sumarios sanitarios hacia nuestros municipios por no cumplir el calendario de vacunación, lo que hace la Seremi es cuestionar más que incentivar a los equipos, poniéndolos en contexto de máxima exigencia por la pandemia, a sabiendas que durante todo este tiempo se ha trabajado sin descanso para proteger a la población, pensábamos que trabajaríamos de la mano con la Seremi y con un solo propósito, que es hacer frente de manera conjunta a la pandemia.

El quiebre de stock de vacunas no es responsabilidad de los municipios, sino de la gestión del gobierno, en comprar, trasladar y distribuir las vacunas.

Esto responde a la gestión centralista de este gobierno, que dio la orden para comenzar a hacer sumarios, saltando el carácter reservado que debe manejarse ante estas situaciones y donde nuestras autoridades regionales no tienen la capacidad para dialogar y resolver de manera colaborativa estas deficiencias en nuestra región, sino que solo obedecen a una actitud altanera de sus jefes en Santiago, sin considerar la propia realidad de la región.

El país tiene una cobertura de un 76% de vacunación y la región de Atacama un 81%. Chile es reconocido a nivel mundial por la cobertura y a quienes hacemos posible ese galardón el gobierno de manera errónea, nos maltrata con sumarios y fiscalizaciones que solo producen frustración en quienes estamos día a día luchando para proteger a la población y lograr objetivos importantes que permitan reactivar las actividades e ir normalizando nuestras vidas en razón de una mejor salud y calidad de vida.

Invitamos al Gobierno a perder el miedo al Centralismo y resolver acá en Atacama nuestras dificultades, a facilitar y no entorpecer el trabajo de nuestros funcionarios y funcionarias de la salud, a no perjudicar más la salud mental de la población con sus decisiones y acciones irracionales que solo contribuyen a una mala convivencia entre autoridades y trabajadores públicos y lo más lamentable, a generar una imagen de mala coordinación en el trabajo que ve la población,  cuando lo único que buscamos es el bien común para salir adelante y en unidad de esta pandemia, que nos afecta aún más con estas pésimas decisiones.