Escucha el texto aquí

Los hechos sucedieron en Palermo, céntrico barrio de Buenos Aires

Cuantos más detalles se conocen del hecho, más se horrorizan los argentinos: seis jóvenes hombres se turnaron para violar a una joven de 20 en pleno Buenos Aires, a la luz del día y dentro de un auto aparcado en la calle.

La reacción de la dueña de una panadería, así como los gritos de los vecinos, permitieron que la policía detuviera rápidamente a los autores del hecho, seis hombres de entre 20 y 24 años de edad.

Era un lunes festivo en Argentina, en pleno Carnaval. Dos de los hombres tocaban la guitarra fuera del auto mientras los otros cuatro violaban a la joven dentro de él. Los investigadores señalaron que con la guitarra buscaban tapar los gritos de la víctima y, a la vez, oficiar de «campana» (alerta) por si alguien advertía lo que estaba sucediendo. Luego intercambiaban papeles: dos dejaban el auto para tocar la guitarra y los dos de afuera se sumaban a la violación.

El hecho sucedió en Palermo, céntrico barrio de Buenos Aires conocido por sus calles arboladas y su vida nocturna. Al ser rescatada, la víctima, casi desvanecida, logró decir que había sido víctima de una violación en masa. En el auto se encontró marihuana y LSD.

Natalia, la dueña de la panadería, relató al diario «La Nación» lo que vivió ese lunes.

«Fuimos mi marido y yo quienes socorrimos a la chica. Tenemos una panadería y desde adentro veíamos lo que pasaba en el auto. Primero pensábamos que era una pareja que estaba teniendo sexo, pero luego vimos que en el vehículo había otros tres jóvenes, que la manoseaban, que la agarraban de los brazos, que la obligaban a practicarles sexo oral, y salimos a ayudarla».

Según la mujer, la joven violada «no tenía fuerzas ni para gritar» y «estaba en estado de shock».

«Los cuatro jóvenes también estaban con los pantalones bajados, empezaron a insultarnos y nos quisieron agredir. También le pegaron a un vecino que con un teléfono celular quiso registrar lo que estaba pasando, para que exista una prueba de lo que habíamos visto. A ese vecino lo dejaron ensangrentado, tirado en el piso».

Dos de los participantes en la agresión son estudiantes de la Universidad Nacional de San Martín: La universidad les ha abierto expediente y podría expulsarlos.