Escucha el texto aquí

Hasta ahora hemos entregado más de 4.500 millones de pesos y, contamos con los resultados que nos permitirían proyectar que habrá continuidad para seguir apoyando a las y los pequeños productores, invitando -de paso- a que haya más personas que vean a la pequeña minería y minería artesanal de Atacama como una fuente de sustento y de desarrollo.

Reconocer el aporte de la pequeña minería y minería artesanal y destacar su impacto en la reactivación socioeconómica de la región, fueron las principales razones de porqué nuestro Gobierno gestionó la creación de políticas de fomento que promueven el desarrollo de fondos de financiamiento para quienes, por décadas, habían sido relegados del sistema de beneficios gubernamentales, y en este sentido es imposible negar que es este Gobierno ha demostrado un consciente interés por el desarrollo de un histórico e importantísimo rubro para la región y creo que debemos seguir en esta senda.

Estamos conscientes de los factores estructurales que afectan negativamente a la pequeña minería, como el menor acceso a la propiedad minera y al financiamiento y el uso de tecnología, que aumentaba los costos de producción. En base a esto, se diseñaron 4 programas que se presentaron al CORE, fueron aprobados y financiados por el Gobierno Regional.

De esta forma, hemos entregado asistencia técnica y profesional para que puedan trabajar de forma productiva, pero segura; también gestionamos la entrega de recursos para equipar sus campamentos y mejorar su calidad de vida. En ese contexto, también buscamos promover el uso de energías renovables y prácticas sustentables, es por eso que se creó un fondo de tecnología, que les ha permitido autosustentar el funcionamiento de sus faenas, por ejemplo, a través del uso de paneles solares, que también han aportado a su seguridad.

Y otro de los programas que han impactado de manera directa son los de financiamiento de metros de avance para sus labores y la entrega de maquinarias como carretillas eléctricas, compresores y minicargadores. Nos alegra recoger testimonios que hablan de reactivación económica en base al acceso a estos beneficios, porque ya no tienen que arrendar maquinarias, pedir préstamos para financiar la compra de materiales o depender de la disponibilidad de herramientas con las que cuente una asociación.

A consecuencia de esto, Enami nos reporta que los productores beneficiados han aumentado sus ventas en más del 50% promedio, lo que ha permitido apalancar la economía local, mediante la generación de empleo para la mano de obra de sus comunas y la adquisición de insumos a proveedores de la zona, consolidándose como uno de los pilares de nuestra economía.

Deja tu comentario sobre este artículo, recordar que es de total responsabilidad de quien los emite: