Escuche este artículo

El ministro de Salud, Enrique Paris, se refirió a la posibilidad de determinar la aplicación de una tercera dosis de vacunas contra el COVID-19. Al respecto, el secretario de Estado consideró que solo debiesen estar destinadas a «grupos limitados».

Sus declaraciones se dieron en Antofagasta mientras visitaba el terreno donde se emplazaría una fábrica de vacunas del laboratorio Sinovac. Además, ocurren luego de la recomendación que hizo pública el Consejo Asesor COVID-19 de inocular a niños de 3 a 12 años con Coronavac y de reforzar con una tercera dosis a adultos mayores, pacientes inmunodeprimidos y grupos de riesgo.

Paris sostuvo que en vez de tercera dosis, prefiere hablar de «dosis de refuerzo». «Estoy de acuerdo con la opinión del grupo de expertos en pandemia, de colocar una dosis de refuerzo, pero por el momento en grupos limitados de la población: adultos mayores, personas con comorbilidad y con mucha seguridad los trabajadores de la salud, porque ellos fueron los primeros que recibieron la dosis de vacuna».

«Como se sabe, los anticuerpos pueden ir disminuyendo en algunas poblaciones, y en esa población a veces se requiere una dosis de refuerzo«, explicó y agregó que «estamos trabajando para adquirir nuevas dosis para poner esas dosis de refuerzo».

De igual forma, afirmó que se está trabajando en la posibilidad de implementar una vacunación heteróloga, «es decir, las primeras dos dosis de una vacuna y el refuerzo -la tercera- con otra vacuna«.

«Bajo la dirección del doctor Rafael Araos y Johanna Acevedo, están llevando un estudio en la ex Posta Central y con los Eleam, justamente en pacientes vacunados con Sinovac, para ver qué resultados obtenemos con una dosis de refuerzo que puede ser Sinovac, AstraZeneca o Pfizer, y en base a eso tomar una decisión, obviamente basada en evidencia», detalló.