Escucha el texto aquí

El colectivo ataca los portales oficiales de TASS, Fontanka y Kommersant

El colectivo Anonymous, integrado por activistas y «hackers» y conocidos hasta ahora por sus acciones por la libertad de expresión y los ataques cibernéticos contra gobiernos y corporaciones, ha declarado la «ciberguerra» a Vladimir Putin.

Anonymous inició una escalada en su «ciberguerrilla» el lunes, con ataques a los portales oficiales de TASS, Fontanka y Kommersant, donde llegó a insertar un mensaje dirigido a la población rusa: «Queridos ciudadanos, os pedimos que paréis esta locura: no enviéis a vuestros hijos y maridos a una muerte cierta. Putin nos han mentido y nos ha puesto en peligro. Estamos aislados del mundo. Han dejado de comprar nuestro gas y nuestro petróleo. En unos años viviremos como Corea del Norte».

Media hora después del anuncio en Twitter, se jactaron de haber logrado su primera victoria: la «caída» temporal de la cadena de televisión y del portal de Internet de RT (antes conocida como Russia Today). La acción de Anonymous -cuyos miembros aparecen en público con la máscara de Guy Fawkes- se produce en medio de intenso debate en el Reino Unido, con la petición del cierre de la cadena basada en las islas británicas y considerada como parte de la propaganda del Kremlin.

El anuncio de Anonymous fue recibido positivamente en las redes con manifestaciones de apoyo e incitaciones a llevar la «ciberguerra» contra Moscú aún más allá: «¡Ahora, a vaciar sus finanzas!».

El contraataque del grupo se produce en respuesta a la ofensiva de Rusia con ataques DDoS (denegación de servicios distribuidos) al PrivatBank, al banco Oschad y al Ministerio de Defensa de Ucrania como anticipo a la invasión. Los hackers rusos pueden haber usado un virus «wiper», capaz de paralizar portales web y de dejar inoperativas las unidades de disco de los ordenadores, según alertó la compañía de ciberseguridad eslovaca ESET Research.

El «malware» puede haber saltado ya a contratistas del gobierno ucraniano en Letonia y Lituania. Las instituciones financieras de la UE y del Reino Unido han alertado a las empresas y a los bancos para que refuercen sus defensas ante el temor de una «ciberguerra» a escala masiva.

Las acciones de Anonymous pueden ser consideradas como de «guerrilla» cibernética contra Rusia, aunque sus miembros han sido perseguidos y detenidos en países como Estados Unidos, Reino Unido, Australia, España o Turquía. En sus casi dos décadas de existencia han protagonizado, entre otras, acciones defensa de Julian Assange y «ciberataques» contra el Estados Islámico, el Ku Klux Klan, Elon Musk o la Iglesia de la Cienciología.