Escuche este artículo

Con el fin de apoyar a los pequeños productores de aceitunas del Valle del Huasco, Guacolda Energía continúa realizando programas tendientes a mejorar la productividad de la principal actividad agrícola de la zona. Se trata de los trabajos de apoyo a los pequeños agricultores, que han permitido ejecutar labores de poda y lavado de olivos, limpieza de huertos y la limpieza de drenajes.

El gerente del Complejo Guacolda Energía, René Opazo, explicó que “tras tres años de trabajo, estas iniciativas han permitido el despeje y cajeo de al menos 25 kilómetros de drenajes, junto a la limpieza de más de 4.500 olivos con una poda de producción y de rejuvenecimiento, además de labores de lavado y aplicaciones foliares para abarcar 20 hectáreas”.

Además, destacó que estas labores también se han concentrado en la eliminación del quintral, una planta parásita y dañina para los árboles, lo que ha permitido impulsar la producción de aceitunas y sus derivados.

Los trabajos se enmarcan en el compromiso suscrito entre Guacolda y los pequeños agricultores de Huasco. El apoyo comenzó con un estudio del suelo junto a la Universidad de Concepción, cuyos resultados permitieron comprender que la alta salinidad de la tierra era uno de los principales factores que explicaban la baja producción. Posteriormente, en 2018 la empresa estableció una alianza con pequeños agricultores de Huasco Bajo y Las Tablas -asesorados técnicamente por el Programa de Desarrollo Local (Prodesal)- para desarrollar labores de poda de especies arbóreas, lavado de olivos y una fuerte limpieza en la red de drenajes de suelos, beneficiando a todos los olivicultores y hortaliceros del sector.