Escucha el texto aquí

Las autoridades niponas habían emitido una alerta por viento y fuerte oleaje en la zona

Al menos 10 de las 26 personas que viajaban en una embarcación turística que se habría hundido en el norte de Japón han muerto, ha confirmado hoy la Guardia Costera, mientras continúan las labores de búsqueda.

Los fallecidos son siete hombres y tres mujeres, según detalles recogidos por la cadena pública japonesa NHK. Sus cuerpos han sido localizados en aguas de la península de Shiretoko, en la zona este de la isla septentrional de Hokkaido, desde donde el navío realizó una llamada de socorro.

La proa del navío estaba inundada y se estaba hundiendo. Las autoridades costeras desplegaron varias lanchas patrulleras y helicópteros tras perder poco después la comunicación con el navío.

Las Fuerzas de Autodefensa del ejército y pesqueros locales se han unido a las labores de rescate. Las autoridades marítimas han localizado a diez personas sin vida y la búsqueda del resto continúa.

Entre las 26 personas que viajaban en el navío en el momento del incidente 24 eran pasajeros, entre ellos dos menores (que no se encontrarían entre los cuerpos localizados, ha señalado NHK), además del capitán y otro miembro de personal, un tripulante de cubierta.

Según la compañía que operaba la embarcación, con capacidad para 65 personas, estaba previsto que el Kazu 1 saliera del puerto de Utorohigashi, en la ciudad de Shari, a las diez de la mañana y navegara por el cabo de Shiretoko, por donde ofrece recorridos turísticos, antes de regresar en torno a la una de la tarde.

El incidente ocurrió mientras el navío se encontraba en aguas cercanas a la cascada de Kashuni, un popular paisaje de la península, designada patrimonio mundial natural en 2005. El mar estaba agitado en la zona y la Agencia Meteorológica de Japón (JMA) había emitido una alerta por viento y fuerte oleaje con olas de entre 3 o 4 metros en esa región.

Además, la temperatura del agua era muy fría y la agencia ha alertado de que permanecerá por debajo de los cinco grados en los próximos días. El Ministerio de Transporte nipón ha enviado a un equipo de tres investigadores para esclarecer las circunstancias de lo sucedido.