Escuche este artículo
Un grupo conformado por representantes de diversas agrupaciones por la defensa del agua en Atacama, realizaron una manifestación en el frontis de la Dirección General de Aguas, donde desplegaron un lienzo y gritaron consignas, para posteriormente intentar entregar una carta a representantes de la DGA, hecho que resultó infructuoso, debido al contingente de guardias de seguridad, quienes impidieron el acceso de los manifestantes.
Tras el hecho, uno de los líderes del Colectivo de defensa del medio ambiente de Atacama, Giuliano López, manifestó que: “Hemos venido hasta las oficinas del organismo especializado del Estado en esta materia, como es la Dirección General de Aguas, para entregar una carta de carácter público, donde le solicitamos sus funciones fiscalizadoras, como fiscalizar y supervisar a los usuarios, y mantener resguardo de las fuentes hídricas”.
“Están ocurriendo graves problemas hídricos en Atacama, como el caso de la pérdida del Río Copiapó, en diversos tramos, donde se destaca claramente la intervención de la Junta de Vigilancia, quienes han cortado el caudal hacia los habitantes de Copiapó, habitantes que tienen derechos sobre esas aguas y que no están siendo respetados, la DGA debe cuidar que el agua existente se reparta en proporciones que establecen los derechos”, expresó.
En tanto la activa dirigente y representantes de pueblos originarios, Dirigente Elena Marín, lamentó la negativa por parte de las autoridades para recibirlos: “Lamentamos que no hayan querido atendernos, así como han lucrado vendiendo el agua río arriba, es una falta de respeto por parte del Gobierno, aquí en este problema no hemos sido tomados en cuenta los pueblos originarios”.
Marín además se mostró contraria y rechaza de forma tajante la instalación del proyecto integral de generación de energía eléctrica en base a Gas Natural Licuado y que instalaría en la vía chascos, de la empresa Andes LNG, que se pretende instalar en la Bahía Chascos, en el sector de Bahía Salado, al lado de Punta Cachos, donde antiguamente se quería instalar la termoeléctrica Castilla.
Mientras que el Concejal Wilson Chinga, sostuvo que es inaceptable que representantes del Gobierno no los reciban, toda vez que son demandas de la ciudadanía: “Lamentamos que la DGA no atienda una denuncia ciudadana, nos solicitaron que ingresara solo una persona, en circunstancias que la carta la suscriben varios representantes de organizaciones sociales de la comuna de Copiapó, organismos que han mantenido el debate respecto a la distribución de las cotas de aguas del río Copiapó”.
“Estamos demandando que la DGA no ha cumplido su rol fiscalizador y supervisar como se han mantenido las aguas en el río Copiapó”, subrayó.
Finalmente la vocera de la Escuela Agroecológica “Reberde”, Laura Rojas, planteó que la crisis del agua es algo grave y que se viene arrastrando desde hace bastantes años: “Aquí no se han respetado los pueblos originarios, y no se han consultado los tratados por la OIT, en especial el 169, en el tema del agua, las transnacionales se están quedando con las aguas, y el agua debe volver al servicio del pueblo de Chile”.
Durante el Gobierno de Pinochet se regalaron 10 mil litros por segundo, durante los gobiernos de la concertación se entregaban 11 mil litros por segundo, y la cuenca tiene una alimentación de 3 mil 800 litros por segundo, es decir, lo que se ha extraído es la reserva de lo que teníamos de agua subterránea, además sabemos que gente está haciendo negocios con el agua, y los vamos a identificar”, concluyó.