Escuche este artículo
Según el Alcalde de Copiapó Marcos López Rivera, la tardanza por parte de la Superintendencia de Servicios Sanitarios, es la principal causante para que no puedan dar cumplimiento a los trabajos de reposición, y así evitar la presencia de gases en los 4 colegios que están suspendidos por orden de la Corte de Apelaciones de Copiapó.
Así lo aseguró el propio Alcalde Marcos López: “Si la Superintendencia de Servicios Sanitarios nos hubiera entregado las recomendaciones un tiempo antes, nosotros las habríamos implementado, en el caso de las Escuelas “Jesús Fernández” y la Escuela El Palomar nos da plazo 7 días para ejecutar las acciones, eso demuestra que San Martín desconoce cómo funciona el Estado de Chile y como se hacen los procesos administrativos para materializar las obras”.
López aseguró además que: “En el caso del Colegio Las Brisas y el Liceo El Palomar, recién el 22 de febrero ordenaron que la Municipalidad debía hacerse cargo del tema, pero nunca señaló ninguna acción en concreto”, y agregó que: “Me resulta sorprendente que después de la reunión del pasado miércoles, le recordé al Director Regional de la Superintendencia de Servicios Sanitarios Francisco San Martín, que instruyera al municipio cuales eran las acciones que había que desarrollar”.
INVERSIONES
El Alcalde de Copiapó, Marcos López Rivera, sostuvo que el municipio que comanda ha realizado inversiones en los colegios: “Hemos efectuado inversiones en 10 establecimientos educacionales, y estamos realizando intervenciones en 7 jardines infantiles, y tenemos una programación de inversiones, enfrentando la crisis de la emanación de gases”.
Finalmente el edil le recordó al director regional del SISS que este problema afecta a la ciudad desde hace varios años: “La Superintendencia de Servicios Sanitarios mediante un oficio nos ha instruido, una serie de medidas para solucionar el tema de las emanaciones de gases en los colegios, pero es importante aclarar al jefe de la Oficina Regional de la Superintendencia de Servicios Sanitarios, Francisco San Martín, debe saber que después del aluvión 2015 comenzaron las emanaciones de gases en los colegios”.
“Por tanto con posterior al aluvión del 2015 y hasta el 31 de diciembre del 2016, no hubo ninguna acción y nadie se hizo cargo de los problemas que había, asumimos el 6 de diciembre del 2016 y en Enero del 2017 realizamos la primera intervención en la Escuela “Hernán Márquez Huerta” de Paipote, sin que hubiese instrucción de ningún organismo público”, concluyó.