Si deseas escuchar la noticia, haz click AQUÍ

La corredora de bolsa LarrainVial y algunos de sus principales ejecutivos fueron acusados en tribunales de blanquear más de $1.700 millones. Los querellantes apuntaron a “un actuar negligente e inexcusable” de la corredora, la que además habría fallado en su deber de informar a la Unidad de Análisis Financiero, dependiente del Ministerio de Hacienda, sobre una presunta operación fraudulenta ocurrida en 2018.

-“De acuerdo a su experiencia como corredor de bolsa, ¿encuentra usted que la operación realizada por don José Miguel Patuelli Hodde es sospechosa?”.

-“Al analizar ex post, es sospechosa”.

La respuesta es de Luis Valdés Edwards, broker con más de 20 años trabajando en LarrainVial (LV), una de las principales y conocidas corredoras de bolsa del país. El agente estaba siendo interrogado por la Brigada de Lavado de Activos de la Policía de Investigaciones (PDI) en el marco de las indagatorias por una cuestionada operación ocurrida en 2018 y por la que ahora la corredora enfrenta una querella por lavado de dinero respecto a $1.700 millones.

El viernes pasado, la Sociedad Médica y Maternidad Sierra Bella S.A., presentó la acción penal en contra de LarrainVial S.A. Corredores de Bolsa como persona jurídica; Francisco Skinner Besoain, oficial de cumplimiento de la compañía; Juan Cárcamo Gallardo, analista de cumplimiento; Luis Valdés Edwards, corredor; y Andrés Trivelli González, gerente general. Todos por el delito de lavado de activos.

La sociedad médica acusa al abogado Isaías Gómez de coludirse con Juan Miguel Patuelli para apropiarse de más de $1.700 millones de Sierra Bella. Para poder blanquear los dineros, habrían abierto una cuenta de inversiones en la corredora para liquidar el monto.

La millonaria estafa, de acuerdo a la tesis de los querellantes, fue posible gracias a la negligencia de LarrainVial para detectar las señales sospechosas, encender las alarmas y reportar a la Unidad de Análisis de Financiero (UAF), dependiente del Ministerio de Hacienda.

La querella se interpuso en paralelo a otra causa iniciada en 2018 en la que ya están formalizados Gómez y Patuelli, aunque también aparecen como imputados Francisco Skinner y Andrés Trivelli, sin haber pasado por formalización.

Un vale vista por $1.700 millones

La historia comenzó en 2013. En ese año, la sociedad médica -vinculada al conocido centro médico Torre Alameda- compró una serie de inmuebles a la Corporación Unión Evangelista por un total de 118 mil UF. De acuerdo al relato del escrito, para 2018 la última cuota de la transacción correspondía a $1.710.849.907.

El abogado Isaías Gómez, que asesoraba a Sierra Bella, les señaló que el pago de la cuota pendiente se debía hacer a través de una consignación ante un tribunal, lo que habría sido falso y el trámite innecesario. Con el objetivo de cumplir con lo que Gómez había explicado, la sociedad médica extendió un vale vista del Banco Internacional por los más de $1.700 millones y se lo entregó a Gómez para que hiciera el supuesto trámite. Eso nunca ocurrió.

El abogado le habría pasado el documento a José Miguel Patuelli, un contacto comercial que habría ayudado al jurista a realizar el ilícito. El problema para quedarse con el dinero era que el vale vista estaba a nombre de Sierra Bella, por lo que ninguno de los dos podía cobrarlo para liquidar el dinero. Es en ese punto donde entra en juego LarrainVial.

De acuerdo a los querellantes, en mayo de 2018 Patuelli tomó contacto con Patricio Vial Videla -ahora fallecido- quien trabajaba en Asesorías e Inversiones Santa Bárbara, la empresa “sub-broker” a través de la cual pudieron abrir una cuenta de inversiones en LarrainVial y que también está imputada en la causa como persona jurídica.

Para lograr su objetivo, Patuelli habría falsificado un documento en el cual Sierra Bella supuestamente lo mandataba a gestionar el pago de la cuota, además habría mentido en un cuestionario entregado a la corredora. Las gestiones le permitieron abrir una cuenta a título personal y depositar el vale vista millonario.

En un plazo de solo 13 días, José Miguel Patuelli invirtió parte del dinero y luego retiró los más de $1.700 millones a través de 26 cheques de distintos bancos.

Lo que reclaman los querellantes es que LarrainVial no aplicó “ningún tipo de filtro o control para detectar o impedir el actuar evidentemente sospechoso de este cliente”. “El actuar negligente de todos los querellados posibilitó que (…) el señor Patuelli pudiese depositar el vale vista, girar gran parte del dinero e invertir otro monto y, en definitiva, liquidarlo”, aseguran en el escrito.

Estos antecedentes serían resultado de la investigación en la otra causa penal que la misma Sierra Bella inició en contra de Gómez y Patuelli por estos mismos hechos. Lo que busca ahora la sociedad médica es apuntar al rol de LarrainVial.

“El propio señor Gómez en una declaración escrita acompañada en la carpeta investigativa (de la otra causa), señaló que ‘la actuación de la corredora fue laxa en cuanto el cumplimiento de requisitos’”, reclama Sierra Bella.

Las omisiones de LarrainVial

La querella apunta a las que serían una serie de omisiones por parte de LarrainVial, las que habrían permitido que se configure el delito. Así, para Sierra Bella los antecedentes “no fueron revisados con la diligencia debida por los integrantes del área de cumplimiento de la Corredora. En particular, me refiero a los querellados señor (Francisco) Skinner, en su calidad de Oficial de Cumplimiento y de don Juan Cárcamo, analista de cumplimiento”, argumentan.

Entre los argumentos de los querellantes se encuentra la apertura de la cuenta personal, siendo que el vale vista tenía como beneficiario a Sierra Bella. “José Miguel Patuelli entregó una serie de documentos para justificar el origen de los fondos, todos los cuales hacían referencia a que Sierra Bella era la dueña del dinero”, afirman, y agregan que en cualquier caso “la cuenta debió haberse abierto a nombre de la Clínica, como persona jurídica representada por el imputado” y no a nombre de Patuelli.

“(…) de haberse seguido los protocolos establecidos por la propia Empresa (LarrainVial), no se habría producido el perjuicio a mi representada, dado que habría tenido conocimiento de la apertura de esta cuenta a su nombre”, afirma la querella.

Otro punto que destaca la parte querellante, es el “Cuestionario de información complementaria de cliente” que respondió José Miguel Patuelli. En ese documento, Patuelli informó que percibía ingresos mensuales por un total de “entre 3 y 5 millones” de pesos. Mientras que respecto al “origen de los recursos”, marcó la opción de “ahorros”, a pesar que había presentado un mandato presuntamente falso de Sierra Bella y que el vale vista estaba a nombre de la sociedad médica.

“Era evidente y de fácil percepción por parte de Larraín Vial que los fondos pertenecían a mi representada”, argumentan los querellantes y apuntan a que en ese momento debió detenerse la operación.

“Llama fuertemente la atención, entonces, que Larraín Vial haya aprobado a un cliente que, sin dar antecedentes de ningún otro ingreso, cuente con ahorros por más de $1.700.010.000 (…) es imposible que el señor Patuelli haya reunido esa cantidad de dinero sólo con el fruto de su trabajo”, afirmaron sobre lo que para ellos era un cálculo simple “que seguramente un bróker de Larraín Vial podría realizar con facilidad”.

Para Sierra Bella, “huelga preguntarse cómo los documentos entregados por el señor Patuelli, los que supuestamente fueron revisados tan minuciosamente por el área que lidera el señor Skinner, no levantaron ninguna alerta de parte de la Corredora”.

De acuerdo a la querella, la investigación en contra de los ejecutivos de LarrainVial comenzó antes de la presentación de esta acción penal. Así, la Fiscalía Centro Norte llevaría indagatorias sobre el actuar de la corredora en estos hechos de manera desformalizada.

La Unidad de Análisis Financiero

El escrito profundiza sobre los retiros de dineros que hizo José Miguel Patuelli. Argumentan que la única inversión realizada se hizo por una sola vez, por $1.000 millones, al día siguiente del depósito. En el lapso de 13 días, Patuelli retiró todo el dinero.

Incluso, de acuerdo a los antecedentes de la querella, el mismo día en que se abonaron los fondos del vale vista a la cuenta de inversiones, el 7 de mayo de 2018, “el señor Patuelli realizó seis retiros de dinero por más de $373.000.000”.

En la argumentación, afirman que el objetivo de Gómez y Patuelli “al depositar y luego retirar los dineros en tan breve lapso de tiempo era blanquear el dinero para poder devolverlo lavado al imputado principal. No obstante, nada de ello alertó a LV (LarrainVial)”.

El escrito acompaña un extracto de una de las declaraciones que Luis Valdés, corredor, hizo en noviembre de 2020 en el marco de la causa paralela. “¿De acuerdo a su experiencia como corredor de bolsa, encuentra usted que la operación realizada por don Jose Miguel Patuelli Hodde es sospechosa?”, preguntó el efectivo de la PDI. “Al analizar ex post es sospechosa, porque invierte mucho dinero en corto plazo o sea días, cuando lo común es mantener una relación de inversión en el tiempo, es decir, este señor realizó esta maniobra para robarse el dinero”, respondió Valdés .

En la querella, la sociedad médica apunta a la obligación que tenía la corredora de informar “operaciones sospechosas de lavado o blanqueo de activos” a la UAF, del Ministerio de Hacienda.

Para Sierra Bella, “un sistema diligente de detección de operaciones sospechosas les habría permitido frenar este rápido desembolso de dinero o, al menos, informar a la UAF sobre una operación que, de manera evidente, era sospechosa”.

“La UAF ha levantado como señal de alerta para los sujetos obligados aquellas circunstancias en que se mueven grandes cantidades de dinero en cortos períodos de tiempo. Esto es exactamente lo que ocurrió una vez que el señor Patuelli ingresó como cliente de Larraín Vial”, argumentan.

En específico, se alude a las directrices que entrega la “Guía Señales de Alertas Indiciarias de Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo” de la UAF. Una de esas “señales de alerta” es precisamente la situación en que un “cliente que realiza transacciones de elevado monto y no declara un empleo remunerado o actividad acorde que justifique los montos involucrados”, lo que habría ocurrido en este caso.

“La operación que llevó adelante el señor Patuelli en la corredora cumplía con estas señales de alerta y podía ser catalogada como operación sospechosa, debiendo Larraín Vial haber realizado un reporte en ese sentido (a la UAF), cuestión que no ocurrió (…)”, cuestionan en el escrito.

“(…) existen diversos antecedentes que dan cuenta de un actuar negligente e inexcusable de Larraín Vial, y en particular de su oficial de cumplimiento don Francisco Skinner, que permitió a los señores Gómez y Patuelli utilizar la estructura de LV para blanquear los fondos defraudados a la Clínica Sierra Bella y, de ese modo, introducirlos a la economía formal”, cierran.

El pasado lunes el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago declaró admisible la querella. Mientras, en el juicio paralelo, se fijó el próximo 31 de mayo para la audiencia de sobreseimiento definitivo de Andrés Trivelli y Francisco Skinner.

FUENTE: https://www.eldesconcierto.cl/

Deja tu comentario sobre este artículo, recordar que es de total responsabilidad de quien los emite: