Escuche este artículo

Las muertes se han producido cuando, de acuerdo a las autoridades, los suicidas cargados de explosivos se han inmolado, matando a sus propias familias.

Unas 16 personas han muerto, seis de ellas niños, durante un enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y un grupo armado sospechoso de haber participado en los atentados en Sri Lanka, en los que murieron más de 250 personas y otras 500 resultaron heridas, han confirmado hoy fuentes oficiales.

En la operación han muerto seis niños, tres mujeres, un civil y seis terroristas, además de causar cinco heridos, ha confirmado Efe citando una fuente del Ejército de la isla, que ha precisado que «no hubo bajas dentro de las tropas», en referencia a las fuerzas policiales.

El operativo en la ciudad oriental de Kalmunai se inició la noche del viernes, tras recibir un aviso sobre la existencia de una casa donde se ocultaban personas vinculadas con los atentados suicidas, lo que desencadenó un tiroteo y una serie de explosiones.

Las muertes se produjeron cuando, de acuerdo a las autoridades, los suicidas cargados de explosivos se inmolaron matando a sus propias familias.

Los enfrentamientos se desarrollaron durante varias horas en Kalmunai, después de que las fuerzas de seguridad llevasen a cabo redadas en varias localidades del país.

Las redadas llegan después de los atentados suicidas en tres iglesias y tres hoteles de lujo en Sri Lanka, con más de 250 muertos y 500 heridos, y de los que se responsabilizó el grupo yihadista Estado Islámico (EI).