Inicio Noticias Región Planta Desalinizadora de Atacama de Econssa Chile, obtiene premio al mejor proyecto...

Planta Desalinizadora de Atacama de Econssa Chile, obtiene premio al mejor proyecto de América Latina.

El reconocimiento está orientado a empresas con el mejor proyecto de gestión integral en el tratamiento de agua y/o reúso de efluentes o desalación en América Latina.

La planta desalinizadora de agua de mar para la región de Atacama es el primer proyecto de este tipo diseñado exclusivamente para el consumo humano y abastecerá de agua potable a las comunas de Chañaral, Caldera, Copiapó y Tierra Amarilla.

“Para Econssa es un gran orgullo recibir este reconocimiento y agradecemos a 3 actores fundamentales: en primer lugar al Gobierno Regional, a las autoridades municipales y a las comunidades que han apoyado fuertemente este proyecto de desalinización para el consumo de la población y que, en consecuencia, es de alta relevancia para las personas; en segundo lugar a nuestro equipo interno y su gran compromiso con el desarrollo y gestión del proyecto; y en tercer lugar a nuestros proveedores y contratistas que han dado una muestra de lo importante que es tener una relación estratégica para poder ejecutar un gran proyecto”. Con esas palabras, el gerente general de Econssa Chile, Patricio Herrera, recibió el premio al “Mejor proyecto de desalación, reúso y/o tratamiento de agua y efluentes”.

El proyecto Planta Desalinizadora de Agua de Mar para la región de Atacama, liderado por la Empresa Concesionaria de Servicios Sanitarios, Econssa Chile S.A., perteneciente al Sistema de Empresas Públicas (SEP); fue licitado y adjudicado al consorcio INIMA-CVV en septiembre de 2017. Las obras comenzaron a ejecutarse el 2 de enero de 2018 y de acuerdo a las bases de licitación, el consorcio tendrá un plazo de 27 meses para construir el proyecto, ya que la planta desalinizadora deberá estar produciendo agua potable para la región de Atacama el año 2020.

Las instalaciones de la planta estarán ubicadas en el sector de Punta Zorro, en la comuna de Caldera, y desde allí el agua desalinizada será impulsada a los distintos puntos de abastecimiento de la población de Chañaral, Caldera, Copiapó y Tierra Amarilla, que actualmente son alimentadas por el acuífero del río Copiapó.

El proceso considera tres fases de tratamiento: tratamiento con filtros auto limpiantes, tratamiento de ultrafiltración y finalmente el proceso de osmosis inversa. La construcción de la planta se ejecutará en tres etapas, las que una vez terminadas permitirán una capacidad máxima final de 1.200 litros por segundo (l/s) de agua tratada:

· Primera etapa: construcción de una planta con capacidad para 450 l/s, además de las obras marinas requeridas para todo el proyecto (1.200 l/s).

· Segunda etapa: ampliación de la capacidad en 450 l/s adicionales (alcanzando un total de 900 l/s).

· Tercera etapa: ampliación de la capacidad en 300 l/s (alcanzado los 1.200 l/s).

Innovación, eficiencia energética y entorno:

· En términos de eficiencia energética, el proyecto contempla los más altos estándares existentes. Este tipo de plantas consume, habitualmente, sobre 3 KWh por metro cúbico, sin embargo, la planta desalinizadora para Atacama considera 2,8 Kwh por metro cúbico, ya que incorpora un sistema de ahorro de energía a través de intercambiadores de presión (esto redunda en un bajo costo de operación).

· La generación de energía es de fuente limpia, con una matriz ERNC.

· La metodología constructiva no interviene en el borde costero.

· Esta es la planta desalinizadora de agua de mar más grande que se construye en Chile para consumo humano. Existen otras plantas de mayor producción, pero son tanto para consumo humano como industrial.

· La inversión del proyecto, en su primera etapa, está financiada en un 100% por el Estado de Chile lo que tiene un impacto positivo en la tarifa, es decir, el costo de la construcción no será traspasado al usuario final.

· El proyecto beneficiará a más de 210 mil personas de las comunas de Chañaral, Caldera, Copiapó y Tierra Amarilla, donde hoy existe un agotamiento y deterioro de los acuíferos y una consecuente crisis hídrica.

· Las obras marinas se ejecutan por medio de la tecnología de microtunelación, lo que minimiza el impacto ambiental e independiza su ejecución de las condiciones de mar.

· Si bien la capacidad de producción en esta primera etapa es de 450 l/s, la ingeniería de detalle y gran parte de la infraestructura que se entregará en esta fase inicial quedará operativa para la producción final de 1200 l/s. Por lo tanto, en caso de nuevas necesidades, la ampliación de la planta requeriría de una baja inversión y de un periodo corto de ejecución.

· Es el primer proyecto en Chile que incluye tanto en las bases de licitación como en el contrato, una cláusula de sostenibilidad asociada a la contratación de mano de obra local por parte de la empresa adjudicataria y de todas aquellas que sean subcontratadas. La cláusula establece porcentajes mínimos de contratación de mano de obra y de servicios, de manera diferenciada de acuerdo al impacto, en las comunas de Caldera, Copiapó, Chañaral y Tierra Amarrilla. El contrato obliga a la firma de convenios con los distintos municipios, al diseño de un procedimiento y al seguimiento de las acciones.

· Por tratarse de un proyecto tan relevante para la región de Atacama, esta iniciativa convocó, de manera transversal, a todos los representantes de la región de Atacama y sus comunidades.

Su opinión es importante...