Inicio Minería Gobierno intenta reordenar uso del agua en medio de boom del litio

Gobierno intenta reordenar uso del agua en medio de boom del litio

En el escritorio del regulador hídrico chileno, Óscar Cristi, una pequeña taza de café se balancea sobre montones de carpetas que parecen estar a punto de colapsar, quizás una metáfora sobre la disponibilidad de agua en parte del país sudamericano.

En su oficina en un octavo piso frente al palacio presidencial, Cristi, un exprofesor universitario y economista, trazó un mapa de Chile que muestra cuencas hidrográficas clave para la minería.

Las franjas del norte rico en minerales son de color azul, que define áreas donde los acuíferos están sobreexplotados, pero donde el gobierno, sin embargo, no ha prohibido emitir nuevos permisos. Cristi espera cambiar ese escenario.

Derechos

Los derechos han sido otorgados uno tras otro durante décadas con poca consideración del impacto acumulativo, ya que los mineros se apresuraron en reclamar intereses sobre los escasos depósitos de agua disponibles en el desierto de Atacama, el más árido del mundo.

“El estado ha sido muy reacio a establecer prohibiciones sobre la extracción de agua”, dijo a Reuters el funcionario en una reciente entrevista. “Queremos adoptar un enfoque mucho más diligente al decretar áreas prohibidas”.

En Chile, las amenazas de una restricción gubernamental contra el agua a menudo suenan huecas. Y es que las minas necesitan recursos hídricos y la economía del país, impulsada por el cobre, necesita minas. Una amplia revisión del código hídrico de la era de la dictadura, propuesto en 2014, languidece en el Congreso.

Cambio

Pero la industria minera observa con atención las acciones del recientemente designado Cristi, quien promete que esta vez será diferente.

El gobierno ya ha marcado un cambio en el Salar de Atacama al imponer una prohibición a nuevos permisos para extraer agua de un acuífero clave que suministra el recurso a Escondida de BHP la mina de cobre más grande del mundo.

Los reguladores señalan que también se están preparando para crear una reserva de agua potable en el salar, donde operan los principales productores mundiales de litio, SQM SQM_pb.SN y Albemarle, que les permitiría restringir aún más el uso del agua

Y Cristi dice que una enmienda reciente, pero poco conocida del código hídrico, permite al Estado obligar a los usuarios a reducir su extracción de los acuíferos saturados.

SQM y Albemarle han dicho que tienen todos los derechos de agua que necesitan y que no esperan que nuevas restricciones afecten su producción actual o futura.

Joe Lowry, consultor y analista de la industria del litio, dijo que Atacama continuaría siendo una “fuerza importante” en el suministro de litio a pesar de la restricción. “Dicho esto, también creo que el problema del agua limitará los volúmenes futuros tanto de Albemarle como de SQM“, dijo.

La guerra

Se habla de medidas drásticas del gobierno sobre el agua cuando el auge mundial de la demanda de litio ha provocado una presión por una mayor producción en Chile, que alberga casi el 50 por ciento de las reservas mundiales del llamado “oro blanco”.

El litio ayuda a alimentar la vida moderna. Las baterías de iones de litio se usan desde autos eléctricos y computadoras portátiles hasta teléfonos móviles, y se espera que la demanda global se cuadruplique para 2025.

Para satisfacer la demanda, SQM y Albemarle firmaron recientemente acuerdos con el gobierno para aumentar drásticamente sus cuotas de extracción de litio en el Salar de Atacama. Ambos se han comprometido a usar la misma o menos agua.

Pero los recién llegados como Wealth Minerals, New Energy Metals y Lithium Chile también tienen proyectos en distintas etapas de exploración en el salar. Las firmas no respondieron a pedidos de comentarios.

“Lo que tenemos es una guerra por el agua en la salina. Hay un gran enfrentamiento por el agua”, dijo Alonso Barros, un abogado de la Fundación del Desierto de Atacama.

Las nuevas propuestas, dice Barros, han alimentado las tensiones y subrayado la escasez de agua a medida que los grupos indígenas locales, los antiguos productores SQM y Albemarle, los mineros regionales de cobre y los recién llegados a la región compiten por los escasos recursos.

Falta de comprensión

El punto crucial del problema, según la profesora de estudios de salinas en la Universidad de Antofagasta Ingrid Garcés, es la falta de comprensión de cómo el agua se mueve a través del salar y cómo el agua dulce y la salmuera de agua salada rica en litio interactúan debajo de la cuenca.

Un resultado de esto, dice Cristi, es que la autoridad del agua carece de jurisdicción: la salmuera tiene un componente de agua, pero en Chile está regulada como un mineral como el cobre o el hierro.

Los reguladores de medio ambiente otorgan los derechos de extracción de salmuera, dijo, y no la autoridad del agua, por lo que no se incluyen en los conteos de agua disponible en una región como Atacama.

“No sabemos cuál es el impacto de la extracción de salmuera en la disponibilidad de agua en Salar”, dijo Cristi. “Así que sí, podría haber un desequilibrio que no estamos considerando”.

Las propias compañías pueden estar brindando pistas. En 2017, Albemarle pidió al gobierno declarar una moratoria sobre nuevos permisos de agua en el sector C2 de la cuenca donde Escondida extrae agua, justo al sur de la región donde Albemarle y SQM extraen salmuera para producir litio.

Prohibición

El 16 de agosto, el gobierno emitió una prohibición de nuevos derechos de agua en el sector.

Si Albemarle pide una prohibición para explotar más agua subterránea, dijo el abogado Barros, implicaría admitir que los dos sistemas están conectados.

El conocimiento de las compañías ha superado al del gobierno, dice Garcés, haciendo que la regulación adecuada sea imposible.

Su opinión es importante...